MARIHUANA MEDICA

El gobierno federal regula las drogas a través de la Ley de Sustancias Controladas (CSA) (21 U.S.C.§ 811), que no reconoce la diferencia entre el uso médico y recreativo del cannabis. Estas leyes generalmente se aplican solo contra las personas que poseen, cultivan o distribuyen grandes cantidades de cannabis.

A pesar de las leyes sobre cannabis medicinal en 46 estados, el cannabis sigue siendo ilegal según la ley federal.

Según la ley federal, el cannabis se trata como cualquier otra sustancia controlada, como la cocaína y la heroína. El gobierno federal coloca cada sustancia controlada en una lista, en principio de acuerdo con su potencial relativo de abuso y valor medicinal. Según la CSA, el cannabis está clasificado como una droga de la Lista I, lo que significa que el gobierno federal considera que el cannabis es altamente adictivo y no tiene valor médico. Los médicos no pueden «recetar» cannabis para uso médico según la ley federal, aunque pueden «recomendar» su uso según la Primera Enmienda.

En Pensilvania, el 12 de abril de 2016, el Senado aprobó el Proyecto de Ley 3 del Senado y la Cámara el 13 de abril de 2016, y se convirtió en ley el 17 de abril de 2016, eliminando efectivamente todas las sanciones penales a nivel estatal sobre el uso y posesión de marihuana medicinal por parte de pacientes que posean una recomendación firmada de su médico que indique que la marihuana medicinal “puede mitigar” sus síntomas médicos debilitantes.


Los pacientes en Pensilvania diagnosticados con una de las siguientes afecciones médicas graves, debilitantes o potencialmente mortales, reciben protección legal bajo la ley de marihuana medicinal de Pensilvania, según el Proyecto de Ley del Senado 3- «Programa de Marihuana Medicinal de Pensilvania»:

  • Cáncer VIH / SIDA
  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA)
  • Enfermedad de Parkinson
  • Esclerosis multiple
  • Daño al tejido nervioso de la médula espinal con indicación neurológica objetiva de espasticidad intratable
  • Epilepsia
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (incluida la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa) Neuropatías
  • Enfermedad de Huntington
  • Enfermedad de Crohn
  • Trastorno de estrés postraumático (PTSD)
  • Convulsiones intratables
  • Glaucoma
  • Anemia falciforme
  • Dolor crónico severo o intratable de origen neuropático o dolor crónico severo o intratable en el que la intervención terapéutica convencional o la terapia con opiáceos está contraindicada o es ineficaz
  • Polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica
  • Autismo
  • Enfermedad terminal, donde un pronóstico médico de esperanza de vida de aproximadamente un año o menos si la enfermedad sigue su curso normal

A partir del 2 de agosto de 2016, la colitis ulcerosa se agregó como una condición médica para el uso terapéutico del cannabis. Este es el resultado de la aprobación de HB 1453 (Capítulo 173: 1 de laS Leyes de 2016).

Por lo tanto, un paciente en Pennsylvania con un diagnóstico calificado y una prescripción de un médico calificado es elegible para recibir y usar marihuana medicinal. Sin embargo, dado que el individuo y sus cuidadores deben ser conscientes del conflicto entre las leyes federales y estatales, es posible que sea necesario consultar con un abogado especializado en marihuana medicinal para aclarar las opciones. Si tiene preguntas, comuníquese hoy mismo con una de nuestras oficinas para que evalúen sus circunstancias.



¿Tiene alguna pregunta general sobre la marihuana medicinal? ¿La Ley del Estado? ¿La Ley Federal? ¿Posibles cargos criminales?

Comuníquese con el abogado Chris Patterson en nuestra oficina.

¿Su pregunta sobre la marihuana medicinal se relaciona con su tratamiento para un caso de compensación para trabajadores, su caso de seguridad social, su caso de lesiones personales?

Comuníquese con las abogadas Gabriella H. Farhat y Linda Gerencser en nuestra oficina.



Tenga en cuenta: esta publicación presenta información solo sobre la marihuana medicinal, no asesoramiento legal, para lo cual debe contratar a un abogado de marihuana medicinal. Como recordatorio, la ley federal se aplica en todo Estados Unidos (no solo en D.C. o en propiedades federales). Según la ley federal, todo consumo de cannabis es ilegal; no hay diferenciación para la marihuana medicinal.